Hace ya unos días que, debido al coronavirus, estamos llevando una vida distinta.

El escenario nos cambió de golpe, y lo que queríamos negar en un principio, se hizo realidad. Hoy estamos viviendo la incertidumbre por lo que nos puede pasar en el futuro inmediato.

No sabemos lo que va a pasar con nosotros, ni con nuestros seres queridos. No tenemos una solución, ni conocimiento para lidiar con esto. Nos movemos sin saber bien que hacer, porque ni siquiera sabemos bien de qué se trata.

Es incierto lo que va a pasar con nuestros trabajos, nuestra economía. La pandemia nos llegó hace pocos días, y ya nada es estable.

Este momento es campo fértil para que crezca, tanto el miedo, como la oportunidad.

Yo te pregunto: ¿cómo estás viviendo a nivel personal, ahora que tuviste que cancelar tu rutina?¿Tus hábitos pre virus, siguen siendo lo que significa la vida para vos?¿Sos el mismo que antes del virus?

Si para vos este momento es una oportunidad, tal vez ya pusiste en práctica tu responsabilidad, y ahora te cuidas con conciencia, porque sabes que cuando lo haces, cuidas también a quienes te rodean.

Tal vez sin darte cuenta, estás siendo mucho más solidario, más empático, ahora que comprendiste, que todos vivimos en el mismo planeta, y todos somo Uno.
Tal vez, si este es tu caso, la bendición que nos trae este virus, sea tu cambio

Pero si nada cambió para ti, si te estás resistiendo a perder la estructura de tu vida, si estás atravesando el miedo, no dejes pasar esta oportunidad, de nada sirve que te mantengas apegado a las costumbres de siempre.

Cambiá tu mirada, ya no hay nada exterior a ti, que puedas controlar.
No ocupes tu mente en sobrevivir, solo atraerás más miedo y ansiedad.
Animate a relajarte. Cuanto antes lo hagas y te entregues al flujo de la vida, mejor te irá.

Ahora es tiempo de estar presentes, vivir día a día, y mañana te ocuparás mañana.
Ya no te aferres a lo malo conocido, quizás el dicho esté equivocado, y ahora, aunque sea a la fuerza, debemos soltar lo viejo, para dejar que llegue lo bueno que está por venir.

Cada uno tiene sus propios desafíos, pero, en definitiva, quien decide sos tu: ¿tomás el miedo, o la oportunidad?

 

 

 

Abrir chat
1
Hola
Cúentame en que puedo ayudarte.
Powered by